Enviar cambios a la Biografía de Juan Vicente Torrealba

Envía correcciones o modificaciones a esta sección de la biografía del cantante. Verificamos todas las peticiones antes de publicarlas.

Trayectoria y Legado

Fuentes: Tu email (obligatorio):

Texto original: Comienza a presentarse en la emisora de radio estatal Radio Nacional de Venezuela como ejecutante de guitarra, tocando música venezolana y conoce a la relacionista pública de la emisora, la compositora y concertista de piano María Luisa Escobar, quien lo ayudaría a promocionar su música.

En 1947 creó su propio conjunto musical llamado "Los torrealberos", integrado también por su hermano Arturo Torrealba y su hijo Santana torrealba León, quieres sorprendieron en el ambiente criollo musical. Esta agrupación difundió por el mundo la música original de la llanura venezolana.

Más tarde, crearía su propia empresa de producción discográfica denominada Discos Banco Largo que tendría existencia hasta el inicio de la década de 1970, con el fin de proteger sus derechos como intérprete y compositor.

Así conformado el conjunto, Torrealba comienza a ganarse la vida en eventos sociales y en emisoras de radio. Un año después, se inicia como compositor con los temas Las caricias de Cristina y el reconocido Concierto en la llanura, melodía en ritmo de pasaje estilizado que se convirtió en tema de ejecución para la obtención de la licenciatura en arpa en México y Paraguay.

Para 1952, buscando la manera de ampliar sus posibilidades como compositor y músico, incorpora por primera vez un bajista y contrata a los vocalistas Magdalena Sánchez y Ángel Custodio Loyola. En 1952, el empresario Alejandro Hernández le ofrece una oportunidad a "Los Torrealberos" para actuar en una hacienda turística denominada Rancho Pampero, ubicada en el Estado Miranda, donde presentaba su música, los días miércoles, a turistas extranjeros, en su mayoría provenientes de Estados Unidos.

La música instrumental y la llanera, en su forma estilizada interpretada por Magdalena Sánchez, fueron bien recibidas por los turistas. Este hecho lleva al músico a dedicarse en lo sucesivo al género estilizado de la música llanera.

Durante los años 60 y 70, aparte de sus varias presentaciones en territorio nacional, inicia también otras dando a conocer sus composiciones en diversos países de América y Europa. Tras finalizar la dictadura de Marcos Pérez Jiménez en 1958 el músico debió marcharse de Venezuela, al sentir que los gobiernos que siguieron mantenían un veto sobre su música.

En España establece contacto con el músico Lorenzo González, dueño de una orquesta y quien le consigue presentaciones a Torrealba y su grupo. En 1971, marca un hito en su carrera al grabar el LP Rapsodia Llanera junto a su agrupación y una orquesta sinfónica que dirigió el músico Attilio Ferraro. Poco después, desaparece el sello Banco Largo.

A principios de 1973 estudia en Alemania los principios de la música electrónica y, al regreso, incorpora mejoras en el sonido de su arpa y añade la presencia de teclados a su conjunto. Firma un nuevo contrato con la filial venezolana discográfica de la empresa transnacional alemana BASF, con la cual realiza varios LP con música tradicional venezolana y música bailable de Colombia, Cuba y México.

La soprano japonesa Nikari Niki graba a su lado en 1976 un solo disco LP, y a su vez introdujo la novedad de interpretar las melodías de Torrealba a partes iguales en español y japonés. Al año siguiente, comenzó a experimentar con melodías italianas al grabar su álbum Italia in Ritmo Tropicale(1977) en el cual melodías italianas fueron grabadas en ritmo de bolero y guaracha.

En 1978 Torrealba disuelve momentáneamente su agrupación para establecer una orquesta bailable que combinara en un solo ritmo los compases de la salsa, el pasaje y la samba brasileña, mezcla que denominó Ritmo Super 80. Con esta agrupación y el cantante Enrique Torrealba, quien no era pariente del músico, graba su único LP titulado Juan Vicente Torealba y su Ritmo Super 80. Sin embargo, su intento es ignorado por los directores de las orquestas de moda y Torrealba disuelve la agrupación, regresando Los Torrealberos a la actividad. Poco después también desaparece la discográfica BASF de Venezuela.

Firma su último contrato discográfico en 1981 con la empresa Sonográfica, con la cual realiza unas pocas grabaciones, respaldando a la cantante apodada Natalia, antes de retirarse de la actividad musical en 1986, al sentir que a su música no se le daba suficiente promoción. Desde entonces, Juan Vicente Torrealba, se ha dedicado a la fotografía y a la pintura, aparte de buscar el rescate de sus composiciones y su música, labor en parte realizada por las empresas Velvet Música y Fonográficas Gilmar, las cuales manejan actualmente en sus archivos, el catálogo de la mayoría de las grabaciones del músico y sus acompañantes.

Reconocimientos a su trayectoria


En la ciudad mexicana de Xalapa hay una plaza, una calle y un parque con su nombre. El 10 de mayo de 2007, la Fundación Luis Alfonzo Larrain realizó en el Teatro Teresa Carreño un homenaje a este músico y compositor venezolano por su trayectoria y 90 años de vida, como baluarte de las tradiciones musicales venezolanas.

En febrero de 2009 el Maestro Juan Vicente Torrealba cumplió sus 92 años, celebrándolos en Valencia, donde le rindieron un homenaje en el cual su canción, Valencia, fue elevada a himno oficial de la ciudad. Le fue entregada la llave de la ciudad y fue designado huésped de honor. En abril viajó a Camaguán, en donde develaron una estatua con su estampa, ubicada en la avenida que lleva el nombre del maestro Juan Vicente.

Su canción Esteros de Camaguán fue declarada patrimonio cultural del estado Guárico. En julio recibió un homenaje por parte de la orquesta sinfónica juvenil Francisco de Miranda, el cual fue realizado por el conservatorio Simón Bolívar en el Museo del Transporte en la ciudad de Caracas.

En 2011 el maestro José Antonio Abreu celebró los 94 años de Torrealba con un concierto de la Orquesta Sinfónica Teresa Carreño dirigido por Gustavo Dudamel.

En el 2012 se realizó un concierto sinfónico en la sala José Félix Ribas del Teatro Teresa Carreño con música de Torrealba y arreglos de Juan Pablo Correa y Álvaro Granadillo, bajo la dirección de Andrés Rivas. Ese año vio cumplido uno de sus tantos sueños, al publicar su primer libro El Llano de Juan Vicente, en el cual narra sus vivencias en el llano durante su infancia y juventud.

Juan Vicente Torrealba recibió el premio Grammy del Consejo Directivo en una ceremonia en el Teatro Hollywood del MGM Grand Hotel and Casino de Las Vegas, el 19 de noviembre de 2014, como parte de las celebraciones de la edición número 15 del Grammy Latino.

El 23 de febrero de 2017 el presidente de la República Nicolás Maduro, entregó la Orden Libertadores y Libertadoras de Venezuela en su Primera Clase y la réplica de la espada del libertador Simón Bolívar, al maestro Torrealba, por la celebración de su cumpleaños número 100. El reconocimiento tuvo lugar en el salón Simón Bolívar del Palacio de Miraflores, y fue transmitido en cadena nacional de radio y televisión. Asimismo, el Ministerio de Educación le confirió la Orden Andrés Bello en Primera Clase.